10 curiosidades sobre el Ártico que quizá no sabías

10 curiosidades sobre el Ártico que quizá no sabías|Noticias

Hoy queremos salir un poco de la temática técnica más habitual de cofrico.com para atacar un tema que verdaderamente nos apasiona a los que trabajamos en Grupo Cofrico: el frío en todas sus formas, y porsupuesto…en la Naturaleza. Y hablar de frío en la Naturaleza es hablar, como no, de uno de los espacios que más rápidamente asociamos en nuestro imagniario al frió: el Ártico.

Ártico deriva de la palabra friega Arktos, que significa “oso”, pero no se refiere a los míticos osos polares nativos que hay en esta zona, si no a la constelación que contiene la Estrella del Norte (la Osa Menor). Seguro que cuando pensamos en el Ártico estamos pensando en kilómetros y kilómetros de hielo y nieve, y la realidad es que aún es más grande de lo que podamos imaginar. El Ártico, que rodea al Polo Norte, incluye zonas que pertenecen a Rusia, USA (Alaska), Canadá, Groenlandia, Islandia, Suecia, Noruega, Finlandia, las islas Svalbard y el Océano Ártico. Un reparto que nos lleva directamente a la primera de las 10 curiosidades sobre el Ártico que repasamos a continuación.

1. A día de hoy persisten numerosas batallas, más o menos silenciosas, en torno a la configuración política del Ártico. Disputas que afectan principalmente a Rusia, Estados Unidos, Dinamarca, Canadá y Noruega, que trata de reclamar el mayor territorio posible para sus fronteras. Es probable que este conflicto pueda verse incrementado por las consecuencias que conllevará el deshielo de los polos, que podría hacer navegables nuevas rutas que acortarían tiempos entre continentes

2. ¿Sabías que los osos polares sólo se pueden encontrar en el Ártico? Allí se encuentra el grupo más grande de estos depredadores en la Tierra. ¿Y sabías que el oso polar tiene la piel negra? El pelaje del oso polar está hecho de pelos claros e incoloros, capaces de dispersas la luz y hacerla parecer blanca, en función del ángulo del sol. La piel negra absorbe el calor del sol y la capa de grasa le aísla del frío extremo del círculo ártico.

3. ¿Y los pingüinos? No…¡los pingüinos ya no viven en el Ártico! El Pinguinus impennis desapareció en 1844 debido a la caza, robo de huevos y el expolio de museos y coleccionistas por hacerse con uno de los últimos ejemplares que quedaban. Una tragedia irreparable, que ya difícilmente tiene vuelta atrás y que supone una dura lección para aprender para la especie humana.

4. Hemos hablado en el primer punto sobre el deshielo de los polos. Si llega a darse, si todo el hielo del Ártico se derritiese, el nivel global del mal subiría casi 8 metros. Si además se derritiese todo el hielo de la Antártida estaríamos hablando de 60 metros.

5. La temperatura histórica más baja registrada por el hombre en el Ártico fue de -68ºC, en la zona de Siberia (el récord en la superficie de la tierra es -89,2ºC).  En los polos las temperaturas son muy bajas porque los rayos solares llegan muy inclinados respecto a la superficie terrestre. La temperatura es más calidad que en la Antártida: básicamente el Ártico es océano rodeado de tierra y la Antártida es tierra rodeada de océano, con menos corrientes de aire.

6. La noche: en el Ártico hay noches que duran más de 24 horas. La noche polar ocurre cuando el centro del sol está por debajo del horizonte y por eso la oscuridad ocupa la mayoría del tiempo del día.

7. No los llames esquimales, llámalos inuit, como se denominan ellos a sí mismos. Inuit es el nombre común para los diferentes pueblos esquimales que habitan las regiones Árticas de América y Groenlandia. La mayor concentración en la actualidad está en Groenlandia, donde viven alrededor de 60.000 personas (más o menos como la provincia de Zamora) y donde el 89% de la población tiene genes inuit.

8. Las auroras boreales. Aurora era la diosa romana del amanecer y Bóreas es la palabra griega que designa el Norte. Al menos una vez en la vida hay que ir a un concierto de Bob Dylan, ver jugar a Messi, conducir un Aston Martin y ver una aurora boreal en directo. Las auroras boreales son las que surgen en el Ártico (las de la Antártida son Auroras australes). Se producen por el choque de gases solares en el campo magnético de la tierra.  Cada aurora boreal es única, una aparición irrepetible de luz, color y vibraciones que nos recuerda la magnificencia de la Naturaleza…y el espacio.

9. En el Ártico la vida aparece…en el invierno. Especialmente la vida silvestre, mucho más activa en las estaciones invernales, que será la base de la cadena alimentaria salvaje en el Ártico el resto del año. Sobre todo el plancton y los crustáceos, fuente alimenticia de varias especias, no llegan a reproducirse en verano.

10. El Ártico es el hogar de la instalación de almacenamiento de semillas más grande y seguro del mundo. Aquí, más allá del Círculo Polar Ártico se encuentra el Svalbard Global Seed Vault, una instalación que administra el gobierno noruego en la que se guardan más de 800.000 semillas diferentes. El objetivo de la bóveda es preservar  durante 100 años la mayoría de los principales cultivos alimentarios de la humanidad a través de sus semillas. Está situado en el interior profundo (150 metros) de una montaña que está congelada, a 130 metros sobre el nivel del mar, lo que hace que las instalaciones no se inundarán incluso si los casquetes polares se derritieran. El búnker ha sido construido a prueba de terremotos, radiación, actividad volcánica, tsunamis y otras catástrofes naturales. En caso de fallo eléctrico, el permafrost (la capa de terreno permanentemente congelada) que lo rodea actuaría como refrigerante natural. En caso de conflicto,  los tratados internacionales consideran esta zona como zona desmilitarizada.

COMPARTIR EN: