La evolución de la bomba de calor en la última década

La evolución de la bomba de calor en la última década|Noticias

Si hubo un tiempo en que se cuestionaba, por varias razones, a la bomba de calor, ese tiempo terminó. La evolución de la bomba de calor en los últimos diez años ha sido espectacular, terminando con todos los tópicos, con nuevos rendimientos impensables hasta no hace tanto tiempo.

Una tecnología capaz de generar y transportar calor de fuentes renovables

La bomba de calor es una máquina frigorífica capaz de absorber calor de un espacio frío y transportarlo a otro más caliente gracias a un trabajo aportado exteriormente, esto es, realizando el mismo trabajo que una máquina frigorífica pero con distintos objetivos. Porque si en una máquina frigorífica el objetivo es enfriar y mantener frío el espacio frío, en una bomba de calor, por contra, el objetivo será objetivo aportar calor y mantener caliente el espacio caliente. Estamos ante tecnología capaz de proporcionar calefacción, refrigeración y/o ACS, independientemente de la temperatura exterior.

La bomba de calor se alía con los objetivos de emisiones 2030

La UE es cada vez más consciente y exigente en el cumplimiento de objetivos con bajas emisiones de carbono, apoyando tecnologías limpias como lo es la bomba de calor, contribuyendo directamente al logro de objetivos como en materia de energía renovable, eficiencia energética y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (hasta un 40% para 2030).

Los sistemas de climatización son una de las principales fuentes de consumo energético en España (en las estaciones invernales a causa de la calefacción y en las veraniegas por el aire acondicionado), la búsqueda de la opción más con mejor rendimiento energético, y en este sentido hay que decir que las prestaciones de los equipos actuales bomba de calor prácticamente nada tienen que ver con las que ofrecían las primeras en la década de los setenta, lo que sumado a las últimas normativas más exigentes hace que esta tecnología sea cada vez más segura y respetuosa con el medio ambiente.

Algunas normas como la Directiva 2012/19/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de julio de 2012, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y la Directiva 2010/31/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética establecen criterios de diseño, prueba y funcionamiento de las bombas de calor que hicieron dar pasos adelante muy importantes en cuanto a eficiencia energética.

Pequeños pasos que suponen grandes revoluciones

Podemos destacar en primer lugar la gran aportación que ha supuesto la aparición de la modulación de la potencia y de control de capacidad adaptando la carga a la demanda  el accionamiento de compresores y bombas y ventiladores, lo que ha supuesto impresionantes reducciones de consumo. Cabe destacar también en los últimos años la optimización de sistemas de control de las propias bombas, nuevos sistemas de desescrache, la capacidad de comunicación con elementos externos de la instalación o la hibridación con sistemas que emplean energía solar. Para producción de ACES destaca la mejora que han supuesto los ciclos frigoríficos en cascada o de doble compresión, con magníficos rendimientos.

El medio ambiente es el gran beneficiado

La salvaguarda del medio ambiente esa la gran beneficiada con el uso de equipos de climatización más eficientes, especialmente las bombas de calor. Hoy en día estas bombas de calor se fabrican con materiales amigables con la sostenibilidad, que no dañan el entorno y con bajos niveles de emisiones a la atmósfera de partículas contaminantes, con una creciente tendencia al uso de refrigerantes naturales. Los equipos son cada vez más inteligentes y eficientes, aprovechando las mejores condiciones de trabajo posibles para el uso de fuentes de energía.

Mayor rendimiento, mayor confort, mayor sostenibilidad

Sí, mejor confort, el ajuste de temperatura de los fluidos hace que en todo momento el sistema se ajuste a nuestra zona de bienestar, incluso a diferentes situaciones en base a la actividad u ocupación. Es decir, cada construcción se adapta a los protocolos de funcionamiento y medida de variables externas. Esta gestión de energía se realiza siempre en la zona de máxima eficiencia, con sistemas de modulación que tratan directamente el aire de ventilación. También destaca el avance en la reducción de sonoridad, con composiciones más neutrales.

En resumen, los avances tecnológicos en la bomba de calor de los últimos años van claramente dirigidas a mejorar nuestras condiciones de vida al tiempo que protegemos nuestros entorno. Unos objetivos que Grupo Cofrico comparte en cada una de las instalaciones que diseña y ejecuta, trabajando siempre con los mejores fabricantes en bombas de calor para mantener los estándares de calidad profesional y medioambiental.

COMPARTIR EN: