Sistema de aire acondicionado milenario: El captador de viento

captador-viento-iran

El captador de viento es un dispositivo que se utiliza en la arquitectura persa desde la antigüedad. Está formado por una torre y un sistema de ventilación, que sin consumir ningún tipo de energía, permite aportar ventilación natural y refrescar el interior de los edificios. Ciudades inmensas se levantaban en el medio del desierto gracias a este sistema de aire acondicionado y a otros elementos propios de lo que hoy conocemos como arquitectura sostenible. Un ejemplo es la ciudad de Arg-é-Bam en Irán, fundada antes del año 500 a.C. Se trata de una ciudad construida completamente en adobe, que contaba con cientos de torres captadoras de viento. Esta ciudad y sus torres de viento, fueron destruidas casi al completo por un terremoto en el año 2003. Es una de las ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.   Fotografía del la ciudad antes del terremoto.

Fuente: Wikipedia  

El interior de Irán, donde se sitúa, es una zona caracterizada por una climatología extrema con importantes contrastes de temperatura entre el día y la noche y un clima abrasador en verano. Estas condiciones extremas obligaron a buscar soluciones para soportar esta climatología adversa. Entre otros dispositivos se utilizaron paredes muy gruesas de adobe a modo de aislamiento térmico, y estos captadores en  las torres que sobresalían en cada edificio para captar el aire y luego refrescarlo y redistribuirlo. Este sistema consiste en un captador de viento en lo alto de la torre compuesto por varias aberturas orientadas que se cierran excepto la que se encuentra en dirección al viento por donde entra el aire al interior del edificio. Este aire se reconduce hacia los conductos llamados qanat, generalmente subterráneos, donde circula agua que enfría y humedece el aire, que luego es reconducido a las plantas inferiores de las viviendas donde se llevaban a cabo todas las actividades diurnas de las familias. El aire caliente sale por otra abertura independiente de la torre.

Fuente: Wikipedia  

Este es un modelo válido sólo para zonas de aire muy seco, ya que en zonas más humedas, la falta de ventilación en viviendas muy cerradas propicia la proliferación de hongos.

COMPARTIR EN: