Instalaciones de frio industrial, ¿sólo frio?

A la hora de conservar productos alimentarios u otros delicados como flores, la humedad y la velocidad del aire son tan importantes como la temperatura. Los tres son factores decisivos y que hay que tener muy presentes durante el diseño de una instalacion frigorifica.

Tanto si hablamos de refrigeracion para la conservacion de frutas y verduras, como de carne, flores…, las consecuencias de una incorrecta definición o mantenimiento de las condiciones de humedad y circulacion del aire, pueden ser muy negativas, produciendo, por ejemplo, pérdidas de peso y mermas en la carne, o deshidratación en las frutas.

Una humedad baja en una camara frigorifica hace que los productos se deshidraten excesivamente. Pero también una humedad demasiado alta es perjudicial, puesto que favorece el crecimiento de moho y bacterias.

Esto siempre que hablemos de productos sin envasar. El factor de la humedad se vuelve poco importante si el producto que queremos conservar está envasado.

En lo relacionado con la velocidad del aire, este es un factor determinante para que se produzca una correcta transferencia de calor. Una mala circulación de aire provoca el crecimiento de moho y bacterias y además disminuye la capacidad del evaporador. Por el contrario, una circulacion de aire muy alta, puede aumentar la deshidratación del producto.

Como hemos mencionado, estos factores han de tenerse muy en cuenta en la fase de diseño de una instalacion frigorifica. Pero es importante que no se quede ahí. Un buen diseño ha de estar acompañado de una correcta ejecución de la instalacion y de posteriores revisiones de mantenimiento, que garanticen su fiabilidad.

COMPARTIR EN: