Nueva directiva europea para el fomento de la eficiencia energetica

VERDE Certificacion Medioambiental y como influye una instalacion frigorifica con CO2 refrigerante

La Comisión Europea ha aprobado el 22 de junio de 2011 un proyecto de Directiva que impondrá nuevas medidas de eficiencia energetica, para alcanzar en 2020 su objetivo de reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, obtener el 20% de la energia de fuentes renovables y recortar el consumo de energia en un 20%.

En Bruselas dicen que si se mantiene el ritmo actual, sólo se llegaría al 9%, por eso, la nueva directiva exige que cada Estado se marque un objetivo de eficiencia energetica. Según esta propuesta, las administraciones tendrían que reducir el consumo de energia mediante la renovación de al menos el 3% de los edificios públicos cada año y establecer un requisito de eficiencia energetica en las adquisiciones de bienes y servicios. Los gobiernos también estarían obligados a supervisar la eficiencia de las nuevas centrales eléctricas y a fomentar la recuperación del calor residual, mientras que los reguladores nacionales deberán tener en cuenta la eficiencia energetica, en particular a la hora de aprobar las tarifas de acceso a las redes. En esta propuesta se contemplan también medidas para el resto de agentes relacionados. Empresas proveedoras de energia: tienen que colaborar en el fomento del ahorro energetico e instar a sus clientes a mejorar su eficiencia energetica, de tal forma que se reduzca un 1,5% su volumen de ventas anual. También plantea mejoras en los contadores de electricidad y gas y un acceso amplio y gratuito a la información de consumos para que los clientes puedan ajustar su consumo con más precisión.

Las grandes empresas tienen que aportar también su granito de arena y someterse a auditorias energeticas para conseguir una reducción de su consumo. Las pequeñas y medianas empresas, por su parte, recibirían incentivos si realizan estas auditorias voluntariamente.

Para la aprobación de este proyecto de directiva y su entrada en vigor, se necesita el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo de Ministros de Energia de la UE.

Ver la propuesta de la directiva (en inglés).

COMPARTIR EN: