Nuevo impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero

El pasado 3 de julio se publicó en el Boletín Oficial de las Cortes Generales el Proyecto Ley 121/000054 que fija un nuevo impuesto indirecto sobre Gases Fluorados de Efecto Invernadero. El objetivo, según el Consejo de Ministros, es gravar la puesta a consumo de este tipo de gases de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión Europea sobre tributos medioambientales. . Este nuevo impuesto será de aplicación en todo el territorio español a partir de 2014, después de la publicación de la Ley en el Boletín Oficial del Estado, y afectará tanto a las instalaciones de frío a nivel industrial y comercial como las de aire acondicionado que también contienen este tipo de gases, de la siguiente manera: El impuesto grava la primera venta y el autoconsumo de gases fluorados en función de su Potencial de Calentamiento Atmosférico (esto es, su potencial de calentamiento climático en relación con el del dióxido de carbono sobre un periodo de 100 años), con las siguientes excepciones: o La primera venta cuando el destino del gas sea una venta posterior (en este caso el impuesto grava la reventa). o Cuando el envío de la primera venta se realice fuera del territorio español. o Si el destino de la primera venta del gas es su transformación química. o La primera venta para utilizarse en equipos sellados herméticamente o La primera venta para equipos precargados hasta 3 kg.

SU APLICACIÓN PRÁCTICA

Como hemos mencionado, el Impuesto se exigirá en función del Potencial de Calentamiento Atmosférico (PCA o GWP, siglas en inglés) definido para cada gas y se calculará aplicando el coeficiente 0,020 sobre el PCA del gas (siempre que éste sea superior a 150), con un máximo de 100 euros por kilogramo. En los gases fluorados más utilizados en frío y climatización, este sería el resultado: . . . . . . . . .

Así, en los dos gases fluorados más utilizados en frío industrial (R404A y R507) el gravamen medio será de 76€/kg, lo que supone que el importe del impuesto sea doce veces superior al precio del gas. . Los contribuyentes serán los fabricantes o importadores y los empresarios revendedores, que tendrán que realizar el devengo del impuesto en el momento en el que el gas sea puesto a disposición del adquiriente, o en su caso, en el de su autoconsumo. . Según se indica en el Proyecto Ley, los contribuyentes deberán repercutir el importe de las cuotas devengadas sobre los adquirientes de los productos, quedando estos obligados a soportarlas. . Además de estos impuestos, teniendo en cuenta la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo sobre los gases fluorados de efecto invernadero, se prevé una regulación más restrictiva en lo referente al uso de refrigerantes con alto PCA. Según este texto se verían especialmente afectados los refrigerantes R507 y R404A por tener un PCA elevado (superior a 3000) y de uso extendido en refrigeración. En otro artículo de este blog, analizamos qué consecuencias puede tener la aplicación de estos impuestos y de las normativas medioambientales relacionadas, en la utilización de refrigerantes en el sector de la refrigeración.

COMPARTIR EN: