Reglamento para la aplicación del Impuesto sobre Gases Fluorados

El pasado 30 de diciembre se publicó en el BOE el Real Decreto 1042/2013 de 27 de diciembre, a través del cual se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero (artículo 5 de la Ley 16/2013 de 29 de octubre) de aplicación desde el 1 de enero de este año y del que nos hacíamos eco en anteriores posts.

En este Reglamento del que hoy hablamos, se detalla la aplicación práctica de este nuevo impuesto, de la que a continuación hacemos un breve resumen con los aspectos más relevantes.

Definiciones clave:
“Consumidor final: La persona o entidad que adquiera los gases fluorados de efecto invernadero con el impuesto repercutido para su incorporación en productos o para uso final en sus instalaciones, equipos o aparatos; asimismo, tendrá dicha consideración la persona o entidad que adquiera los gases fluorados de efecto invernadero para su uso en la fabricación de equipos o aparatos, así como en la carga, recarga, reparación o mantenimiento de equipos o aparatos de sus clientes y disponga únicamente del certificado para la manipulación de equipos con sistemas frigoríficos de carga de refrigerante inferior a 3 kilogramos de gases fluorados”
“Revendedores: Las personas o entidades que adquieran los gases fluorados de efecto invernadero para ser entregados a otra persona o entidad para su posterior comercialización o a un consumidor final, incluidas las que los utilicen o envíen fuera del ámbito territorial de aplicación del Impuesto.”

Inscripción en registro territorial, registro de existencias y declaración anual:

Los fabricantes, importadores, adquirientes intracomunitarios, revendedores y gestores de residuos tienen la obligación de inscribirse en el registro territorial que corresponda según su ubicación. Con este registro se les entregará la tarjeta CAF (Código de Actividad de los Gases Fluorados), que incluye un código que deberán utilizar en todos los documentos relacionados: facturas, autoliquidaciones, etc.

Estas personas o entidades han de llevar  un registro de existencias de este tipo de gases mediante un sistema contable en soporte informático autorizado.

Además si realizan operaciones de compra, venta o entrega de gases fluorados que resulten exentas o no sujetas de acuerdo con lo estipulado en el artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre (apartado 7 y primer párrafo del número 2 del apartado 6), han de presentar una declaración anual recapitulativa de dichas operaciones.

Tipos reducidos, exenciones, deducciones y devoluciones:

En este reglamento se desarrollan también los procedimientos a seguir para la aplicación de cada una de las exenciones que constan en el apartado 7 del artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre y también los requisitos y plazos para las devoluciones y deducciones.

Con la finalidad de verificar que los gases fluorados que vayan a ser objeto de destrucción, reciclado o regeneración, han soportado el impuesto, y por tanto, pueden generar el derecho a la deducción o devolución del mismo, se establece la obligación de que en las facturas que se expidan con ocasión de su compra se detalle la cantidad y clase de gas de que se trata, así como el importe del impuesto.

De la misma forma, para poder aplicar los tipos impositivos reducidos previstos en las entregas de gases fluorados reciclados o regenerados se establecen para los gestores de residuos determinadas obligaciones para que se pueda verificar dicha condición.

COMPARTIR EN: