Revisión de la ley F-Gas

Como hemos comentado en anteriores posts, a la vigente tasa sobre gases refrigerantes fluorados, se van a sumar nuevas restricciones con la aplicación el próximo 1 de enero de 2015 de la revisión de la ley F-GAS.

El objetivo de esta ley vigente desde 2006 es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, con una reducción progresiva hasta el año 2030, penalizando los gases de PCA elevado.

Hasta el momento se han presentado los primeros borradores y está pendiente de que se ratifique por el Consejo de los Estados Miembros. Está previsto que esto ocurra entre abril y mayo del presente año y de esta manera se pueda publicar en el Boletín Oficial de la Unión Europea un mes después, en junio. Una vez publicada entrará en vigencia 20 días después de la publicación y será de aplicación desde el 1 de enero de 2015.

Existen bastantes dudas sobre el cumplimiento de esta planificación ya que los borradores han generado muchas controversias que todavía se están discutiendo y que no parece que tengan una interpretación clara, por lo que puede ser que se retrase la ratificación. Entre estos aspectos conflictivos se encuentran por ejemplo la asignación de cuotas, la definición de aspectos importantes como lo que se considera puesta en merado o los considerados sistemas en cascada, entre otros.

A pesar de estas dudas de cumplimiento de plazos, tenemos la certeza de que más tarde o más temprano se va a aplicar, por esto es importante empezar ya a pensar en qué soluciones podremos tener para nuestra instalación de frío, en el caso de que opere con refrigerantes de PCA elevado o para nuevas instalaciones que tengamos en proyecto.

No podemos hablar de un gas ideal para todo tipo de instalaciones, por eso es necesario estudiar cada caso particular, las condiciones de aplicación, para definir cuál es el gas ideal para cada instalación. Para ello debemos de tener siempre en cuenta los siguientes criterios: conseguir la máxima eficiencia energética, cumpliendo la normativa medioambiental, sin perjudicar el rendimiento de la instalación y que sea viable económicamente. Si está interesado, nosotros podemos ayudarle.

COMPARTIR EN: