Medición de la huella de carbono: beneficios para las empresas

Medición de la huella de carbono: beneficios para las empresas

Entendemos como huella de carbono el total de gases de efecto invernadero emitidos por efecto directo o indirecto por un individuo, organización, evento o producto, y en el caso de una empresa, medir el total de GEI (gases de efecto invernadero) emitidos por efecto directo o indirecto y que provenga del desarrollo de la propia actividad empresarial. La huella de carbono se deberá medir durante todo el ciclo de vida de un producto o servicio, desde la extracción de materia necesaria, el proceso, fabricación y distribución, hasta la etapa de final, que puede ser depósito, reutilización o reciclado.

Los dos tipos de emisiones de la huella de carbono asociadas a las operaciones empresariales.

El análisis de huella de carbono aporta a la empresa un dato que puede ser usado como indicador ambiental global del desarrollo de la organización, un punto de partida fundamental.  Es por tanto claveconocer el dato para el inicio de actuaciones encaminadas a la reducción de consumo de energía y el uso de recursos y materiales con comportamiento medioambiental óptimo. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente ha publicado guías para realizar el cálculo disponibles aquí.

Por un lado tenemos las emisiones directas de gases de efecto invernadero, que son emisiones  controladas, propiedad de la empresa. Son liberadas en el espacio en el que se realiza la actividad, por ejemplo las que se deben a la calefacción. Por otro lado tenemos las emisiones indirectas de GEI, que son las provenientes de las actividades de la organización y están indirectamente controladas por la empresa. Por ejemplo, las emisiones consecuencia de la electricidad consumida, y cuyas emisiones han sido producidas en el espacio en el que se genera la electricidad. Es necesario conocer los dos datos.

¿Qué ventajas tiene para una empresa industrial el cálculo de la huella de carbono?

El cálculo de la huella de carbono de una empresa industrial supone una buena oportunidad para iniciar un proceso encaminado a la reducción de emisiones. Estamos hablando de la reducción de costes que supone el consumo de energía, iluminación o transporte, reduciendo considerablemente la emisión de GEI y provocando en el ecosistema empresarial una mayor concienciación medioambiental. Una cultura que debe tener además repercusión en la generación de negocio con clientes sensibilidadeos con el cambio climático y el medio anbiente. Y lo más importante, estaremos contribuyendo a la lucha contra el cambio climático, aprendiendo a señalar la reducción de emisiones de GEI, formando parte de registros de huella de carbono nacionales y regionales y optimizando la reputación empresarial y el posicionamiento de la misma.

La Unión Europea quiere reducir de manera significativa la huella de carbono un 40% en 2030 y un 80%-90% en 2050, un proyecto ambicioso que implica a todas las organizaciones y empresas. Un objetivo final que pretende dotar a Europa de una economía de alta eficiencia energética y bajas emisiones de C02 que impulse la economía, ayude a crear empleo y mejore sustancialmente la competitividad. Desde el Grupo Cofrico apoyamos la ambición del proyecto y así lo entendemos en nuestro funcionamiento, como un valor medioambiental irrenunciable que forma parte de nuestra organización.

COMPARTIR EN: