La eficiencia energética en instalaciones de frío industrial

refrigeracion-co2

La Unión Europea viene de publicar las propuestas legislativas de Energía limpia para todos los europeos que abarcan la eficiencia energética, las energías renovables, el diseño del mercado de la energía y la seguridad del suministro de electricidad. La UE trata así de liderar la inevitable transición energética que se traduzca en una reducción drástica de las emisiones de CO2 (un 40/ en 2030) con tres objetivos fundamentales: dar prioridad a la eficiencia energética, convertirnos en líder mundial de energías renovables y ofrecer un trato justo a los consumidores. Es, sin duda, una directiva que debe impulsar también la eficiencia en instalaciones de frío industrial y climatización.

La producción y distribución de frío  y el impacto medioambiental

Producir frío y saber usarlo es una técnica fundamental en el desarrollo de nuestras actividades cotidianas y clave para nuestra supervivencia. Es probable que estemos pensando en el sector terciario, en la industria química o alimentaria, que por potencia instalada son la más dependiente, pero la refrigeración también es muy importante en actividades terciarias y domésticas que nos rodean. Es clave en el impacto medio ambiental de los ciclos biogeoquímicos en la cadena de producción en estos sectores mencionados: el grado de fiabilidad y la prestación de las distintas variaciones de carga en refrigeración generan un elevado consumo de energía.

Cada año nuevos avances tecnológicos y cambios legislativos afectan a las empresas en relación a la producción de frío, especialmente a lo relativo a impactos medioambientales. El foco se centra cada más en los potenciales de ahorro y mejora energética de las instalaciones, una obligación que a largo plazo siempre se traduce en importantes beneficios energéticos y financieros para los titulares de las mismas y, lo más importante, para el conjunto de la sociedad.

Pensemos por ejemplo en la sustitución de equipos de compresión que van quedando desfasados ante nueva tecnología más avanzada, lo que supone menores pérdidas y mayor capacidad en ahorro de energía debido a una capacidad más optimizada de modulación de los cambios de demanda del servicio o a en lo que puede llegar a suponer la implantación de sistemas de control y monitorización en tiempo real en instalaciones de frío industrial. Los sistemas de refrigeración industrial consumen, por encima de todo, energía eléctrica, que puede ser utilizada para compresores o motores. Es muy importante, en primer lugar, conocer bien las distintas opciones de sistemas de generación y distribución que mejor se acoplan a cada instalaciones y sus necesidades, porque una decisión correcta puede ahorrar un 50% la tarifa eléctrica con equipos de alta eficiencia en comparación a versiones estándar, con amortizaciones de sobrecostes cubiertas en breves periodos.

Esta renovación de equipos con circuitos frigoríficos de alta eficiencia y bajo consumo que acoplen sistemas de gestión energética con funciones de discriminación horaria que se adapta a los tramos económicos más ventajosos es, sin lugar a dudas, la mejor opción económica al tiempo que producimos una incidencia positiva en el medio ambiente y la sostenibilidad. Un reto para toda empresa de frío industrial.

La importancia de la implementación de Software de gestión energética integral en instalaciones de frío industrial

En Grupo Cofrico llevamos 30 años siendo pioneros en innovación tecnológica asociada a la refrigeración y climatización de instalaciones, y no descansamos, no nos lo podemos pormetir, tampoco nuestros clientes. En la actualidad trabajamos en el desarrollo e implementación de sistemas de gestión energética integral en las instalaciones de frío industrial de nuestros clientes. Monitorizamos y analizamos la gestión energética que nos sirve para apoyarnos en la toma de decisiones a la hora de reducir y controlar los costes energéticos y estamos en disposición de detectar y eliminar consumos ocultos, redundantes y desconocidos, mejorando significativamente las condiciones de operación y mantenimiento de los equipos.

Y por encima de todo, contribuimos a alcanzar los objetivos de una industria más sostenible disminuyendo la energía de consumo y minimizando y prolongando el ciclo de vida de la instalación. Acciones claves en la lucha contra el cambio climático refrendados en las directivas medioambientales de los países más desarrollados, un reto que nos motiva cada día para ser mejores.

COMPARTIR EN: