Alergias y aire acondicionado: mitos, realidades y soluciones|Noticias

Alergias y aire acondicionado: mitos

Un 17 de julio de 1902, el ingeniero e inventor estadounidense Willis Haviland Carrier, terminaba el diseño de su prototipo de lo que sería el sistema de aire acondicionado moderno. Cuatro años más tarde recibía una patente para su invento “Aparato para Tratar el Aire” y casi 20 después diseñaba la enfriadora centrífuga, el primer método para acondicionar el aire en grandes espacios.

Este nuevo sistema comenzó en 1924 en los grandes almacenes JL de Houston, en Detroit, y fue tal el éxito que de inmediato se instalaron estas máquinas en hospitales,oficinas, hoteles, aeropuertos, fábricas…llegando a convertirse en uno de los inventos más revolucionarios del siglo XX, capaz de cambiar la economía, la producción y la forma en cómo vivimos y nos movemos.

Las enfermedades alérgicas afectan a un 30% de la población

Según el último informe de SEAIC, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología clínica, las enfermededades alérgicas afectan a un 30% de la población española. Un dato  significativo que nos lleva a poner un ojo en los sistemas de climatización, y su capacidad para rebajar los síntomas de las alergias.

El aire acondicionado forma parte de nuestro día a día, especialmente en las estaciones calurosas. Lo disfrutamos en casa, en la oficina, en el automóvil y nos ayuda a soportar los meses de calor más sofocantes, y muy al contrario de lo que mucha gente piensa, el aire acondicionado es un grandísimo aliado para combatir las alergias en la época más marcada por la presencia de alérgenos, esto es, la primavera y el verano.

La clave está en el correcto mantenimiento de los equipos de aire acondicionado

Si eres alérgico seguramente ya sabes que una de las formas de mitigar los efectos de las reacciones pasa por evitar pasar excesivo tiempo en la calle en los días de mayor índice de concentración de los tipos polínicos más alergénicos. También que en espacios cerrados tenemos  que abrir la ventana el menor tiempo posible (especialmente antes de las 10 de la mañana, que es cuando las plandas sueltan más polen). Pero, ¿cómo puede ayudar el aire acondicionado a lograr una buena renovación del aire? Muy fácil, siguiendo una serie de indicaciones como fijarnos en la densidad de los filtros a la hora de comprar el aparato de aire acondicionado (son más eficaces a la hora de impedir el acceso de ácaros y polvo), una buena instalación y un buen mantenimiento que garantice la buena circulación del aire y la calidad del mismo y una buena distribución de los aparatos en el espacio, asegurando que no haya zonas en las que aire no se renueve adecuadamente.

Otro síntoma que podemos sufrir si somos alérgicos después de un tiempo prolongado expuestos es la fatiga, dolores de cabeza y sensación de debilidad. Puede suceder, por ejemplo, después de un largo día de trabajo y ser causa del llamado “sindorme del edificio enfermo”, con sistemas de aire acondicionado antiguos, centralizados y escasa ventilación. Es conveniente levantarnos ligeramente, tomando descansos regulares para salir al aire libre y equilibrar la temperatura corporal.

Si los aparatos de aire acondicionado no se limpian a fondo y no se cambian los filtros cuando toca, estaremos proporcionando un caldo de cultivo para bacterias y hongos. La humedad se puede acumular en bobinas y conductos de condensación, permitiendo que microorganismos vayan por el aire fresco, produciendo problemas respiratorios y demás problemas. Debemos asegurarque los sistemas de aire acondicionado se limpian regularmente y se cambian los filtros cada pocos meses.

Mito: la alergia al aire acondicionado no existe

Sí existe el mal uso del aire acondicionado (como temperaturas demasiado bajas o malos mantenimientos), pero no son propiamente alergias. Los aparatos de aire acondicionado recogen el aire del exterior y lo usan para refrigerarlo y con él las estancias, por lo que ese aire viaja circularmente a través de los filtros del aparato. Es ese arie, si está viciado y con partículas alergénicas, el problema. Por tanto, con un buen mantenimiento, el aire acondicionado no es un problema ¡es un aliado!

Más información sobre patologías alérgicas en la web del Ministrio de Sanidad.

COMPARTIR EN: