Tipos de desescarche en función del tipo de instalación

tipos-desescarche

En todos los sistemas refrigerantes por aire se producen condensaciones cuando la superficie del evaporador esté por debajo de la temperatura de rocío del aire de la cámara, y si está por debajo de los 0ºC se congela formando la escarcha, afectando al buen funcionamiento del evaporador, por lo que debemos de eliminar ese hielo periódicamente en un proceso llamado desescarche, un proceso que consiste en la eliminación de la escarcha que se produce en el evaporador. Un proceso clave en instalaciones de frío industrial o frío comercial.

En instalaciones cuyo objetivo es enfriar aire y que deban trabajar a temperaturas por debajo de los 0ºC la escarcha crea una capa aislante en el serpentín del evaporador, creando dificultades en el paso de aire a través de los tubos, rebajando el coeficiente de transferencia de calor. Por ello es clave una buena ventilación de las cámaras y sistemas de desescarche. Además la escarcha congelará el aire de la cámara, provocando la disminución de humedad y provocando la pérdida de los productos almacenados.

El desescarche en refrigeración es una acción periódica clave en la vida útil de las instalaciones

Existen muchas maneras de eliminar la escarcha con un punto todas ellas en común: la eliminación de calor. Algunos de las más usadas son:

  • Desescarche por agua, basado en la pulverización de agua sobre el evaporador. Dispondremos de un tubo perforado encima del evaporador en el cual el agua vaporizada cae sobre el hielo y provoca la fusión. Si la cámara trabaja a temperaturas muy bajas es bueno usar agua glicolada para evitar que se congele. Esperaremos a que la máquina haya terminado de gotear antes de la puesta en marcha.
  • Desescarche por aire, basado en la aplicación de calor mediante aire, que puede proceder del aire de la propia cámara si es una cámara con temperatura positiva (mayor de 3ºC. Aceleraremos el desescarche en este caso si en las paradas se ponen en marcha los ventiladores del evaporador. Otro método es con aire que circula en circuito cerrado, en este caso la circulación del aire se realiza durante el desescarche y se calienta con baterías de resistencias sobre todo en máquinas de temperaturas negativas. Es importante evitar la salida de aire caliente hacia la cámara durante los periodos de desescarche, por ejemplo con el uso de una trampilla.
  • Desescarche por resistencias eléctricas, es quizá el más utilizado en la actualidad, muy fácil y eficiente especialmente en pequeños sistemas de refrigeración. Consiste en varios conductores que se comportan como resistencias eléctricas, en tubos que pasan entre las aletas del evaporador. Estas resistencias habitualmente son de acero inoxidable y una vez conectadas a la red eléctrica, transforman la energía en calor, fundiendo el hielo y drenando sobre una bandeja también calefactada. Tiene la ventaja de que elimina el hielo de forma muy rápida, y el inconveniente de aumentar el coste de la instalación. Sin embargo es muy eficiente en sistemas frente a un sólo circuito.
  • Desescarche por gas caliente,muy usados en instalaciones de refrigeración por su gran ahorro energético. Son sistemas basados en el funcionamiento de sistemas de desviación del refrigerante a temperaturas altas del gas de descarga o del líquido del recipiente, hacia los evaporadores en los que se quiere realizar el desescarche. El gas penetra en el evaporador, enfriándose o condensándose, y por la válvula de retención, sale de nuevo a la línea de líquido o a la entrada del condensador. Por lo general para que se realice correctamente, en tiempos breves y con eficiencia y seguridad, hay que tomar precauciones como evitar los retornos de líquido al compresor, evitar la mezcla de gases calientes y fríos (peligro de implosión) y evitar los colapsos de aire en cámaras de congelado y túneles de congelación. El sistema de desescarche por gas caliente da sus mejores resultados en instalaciones centralizadas.

Apagando la unidad condensadora para provocar desescarche natural

Es el tipo de desescarche más sencillo, prácticamente no necesitamos dispositivos extras para llevarlo a cabo. Basta con apagar la unidad condensadora en el espacio de tiempo que dura el desescarche de las tuberías del evaporador. No tenemos que añadir calor a través de fuentes externas para derretir la escarcha, usando la circulación. Es más lento y está principalmente recomendado para sistemas de media temperatura sobre -2C, pudiendo controlar esta acción mediante la control de presión de succión o manualmente.

Este método de desescarche, basado en el ciclo de parada, provoca un beneficioso efecto frigorífico por el derretimiento del aire que circula alrededor del hielo, y además la tubería estará sin hielo la mayoría del tiempo, trabajando a temperaturas próximas a su temperatura de diseño.

COMPARTIR EN: