Dia Mundial de la Refrigeracion. Historia y carreras profesionales en el sector

historia de la refrigeracion industrial dia mundial de la refrigeracion

Dia Mundial de la Refrigeración

Este año, el lema de la tercera conmemoración del día mundial de la refrigeración es: «Cooling Champions: Cool Careers for a Better World» y se centra en promover las carreras profesionales que los jóvenes pueden desarrollar en este sector, además de acercar las innovaciones y beneficios que supone para la industria y la sociedad en general. Nos adentraremos también en la historia de la refrigeración industrial para ver su evolución hasta nuestros días.

Más de 15 millones de personas trabajan en todo el mundo en el sector de la refrigeración y climatización, y en Cofrico queremos sumarnos a esta celebración e iniciativa, dando a conocer los motivos por los cuales el frío industrial y comercial es nuestra pasión, y puede ser la de miles de jóvenes para desarrollar su trayectoria profesional actual y futura, en el sector de la edificación y sector industrial.

Ventajas de trabajar en el sector de la refrigeración y climatización:

  • Tasa de empleabilidad muy elevada, cercana al 100%.
  • Clientes de todo tipo de sectores, tanto comerciales como industriales. La refrigeración y climatización es necesaria en muchísimos procesos productivos, desde el alimentario, el farmacéutico, industria de la transformación, distribución, edificación colectiva… Las necesidades son diferentes para cada sector e industria, por lo que las instalaciones y mantenimientos también varían y dan dinamismo al trabajo que se realiza.
  • Nuevas tecnologías. Innovaciones en máquinas y en procesos de refrigeración y climatización, con el reto que supone integrar éstas en el mundo industrial.
  • Eficiencia Energética. Instalaciones con «refrigerantes más ecológicos» como el CO2 y el NH3, por lo que se trabaja en la especialización de proyectos de instalaciones de este tipo de refrigerantes que mejoran la reducción del impacto industrial en el medioambiente.

Dependiendo de la función laboral a desempeñar, hay distintas alternativas de estudios:

  • Formación Profesional, FP:
    • Técnico Medio en Instalaciones Frigoríficas y de Climatización, para trabajar como instalador y/o mantenedor de instalaciones térmicas y de fluidos relacionadas con los subsectores del frío comercial, del frío industrial y de la climatización.
    • Técnico Superior en Mantenimiento de Instalaciones Térmicas y de Fluidos, para trabajar como técnico, supervisor o jefe de las especialidades mencionadas anteriormente.
    • Destacan los programas de FP Dual, que integran la formación práctica en empresas de forma más integral y con mayor número de horas, lo cual mejora notablemente las capacidades de los estudiantes al finalizar los estudios.
  • Formación Universitaria, carreras de Grado:
    • Grado de Ingeniería en Tecnologías Industriales, con capacidad para diseñar, construir, mantener y gestionar equipos e instalaciones industriales, para trabajar en dirección y oficina técnica, así como en departamentos de producción, logísticos y de calidad. Es una formación generalista en las diferentes áreas: ingeniería mecánica, eléctrica, electrónica, energética, del medio ambiente, automática, materiales, organización industrial, producción, ingeniería del diseño, ingenierías de construcción e instalaciones industriales, ingeniería del automóvil e ingeniería del transporte. 
    • Otros grados como Ingeniería Mecánica, Electrónica o similares.
    • Los conocimientos y/o capacidades obtenidas en los estudios requieren de un aprendizaje práctico adicional al llegar a las empresas de refrigeración y climatización.

Un poco de historia de la refrigeración industrial. Una historia de pioneros

La conservación de los alimentos, es decir, la capacidad para conservar los alimentos en los meses en los que no están disponibles, es una preocupación del ser humano desde tiempos remotos. Las culturas china, griega, romana o hebrea ya almacenaban grandes cantidades de nieve en la tierra, formando una especie de neveros artificiales aislados con madera y paja donde conservar alimentos. Una cultura que destacó por su sofisticación ya desde tiempos inmemoriales en los que a enfriamiento se refiere fueron los egipcios, capaces, por ejemplo, de refrigerar estancias con tarros de agua hervida en azoteas que se evaporaban por la noche, de tal forma que las moléculas de alzamiento de vapor aumentan precipitadamente la energía cinética refrescando la estancia.

Posteriormente, una de las técnicas más usadas en refrigeración consistía en agregar productos químicos como por ejemplo el nitrato de potasio en agua, con la consecuente bajada de temperatura. Hay constancia de que en Francia a principios del siglo XVII el vino se enfriaba colocando las botellas en agua con salitre disuelta, surgiendo de esta forma las bebidas heladas.

Un nombre: Guillermo Cullen, la primera persona de la que tenemos constancia que refrescó el agua haciendo un vacío sobre la misma, el precedente más antiguo de la refrigeración de la compresión del vapor.

Si hablamos del hielo con fines prácticos, los primeros datos registrados los encontramos en Nueva York, en la distribución de hielo desde la gran manzana a Charleston, en Carolina del Sur, a finales del siglo XVIII. Fue Frederick Tudor “Ice King” el que vio el gran potencial del negocio del hielo y revolucionó la industria a principios del siglo XIX. Realizó experimentos con materia aislante y creó las denominadas icehouses, espacios en los que lograba disminuir las pérdidas por derretimiento casi del 70% a un 10%. Otro anglosajón, Nathaniel Wyeth, inventó el método de los bloques uniformes que verdaderamente transformaría la industria de la refrigeración industrial, impulsando y optimizando nuevas técnicas de almacenaje, transporte y distribución.

Más o menos en esa época el americano Oliver Evans diseñaba la primera máquina de refrigeración que usaba vapor, construida posteriormente por el médico norteamericano John Gorrie. Se trataba de construir una máquina para refrigerar estancias en las que se trataba a pacientes con fiebre amarilla en un hospital de Miami. A base de comprimir gas y enfriarlo enviándolo a través de bobinas, aplicándolo posteriormente para bajar la temperatura. Obtuvo la primera patente en USA para la refrigeración mecánica en 1851.

Otro nombre importante: Willis Haviland Carrier, el inventor del aire acondicionado. Un invento clave para entender el auge y potencial del sudoeste norteamericano en su momento y del desarrollo y potencial estadounidense en general. Su aparato aportaba comodidad a la vida, hizo posible que personas pudiesen moverse en espacios que se consideraban no habitables durante el verano.

Inspiración y referentes en la historia de Cofrico

Todo este puñado de nombres clave en la historia de la refrigeración industrial han sido desde nuestros inicios referentes que nos han ayudado a comprender la refrigeración como un sector en constante innovación, y por ello la importancia de tener un día mundial de la refrigeración. Por eso en Cofrico entendemos la innovación y desarrollo de sistemas de climatización y frío industrial como un asunto de responsabilidad corporativa y destinamos importantes partidas presupuestarias al desarrollo de nuevos sistemas. Fuimos pioneros en instalaciones con CO2 en España y actualmente desarrollamos un software propio de eficiencia energética en las mismas. Sabemos que el beneficio de las inversiones en I+D+i llega a medio y largo plazo, pero también sabemos que es nuestro eje articulador y lo que nos ha permitido ser un referente en refrigeración los últimos 36 años.

COMPARTIR EN: