Ahorro Energético en Refrigeración Comercial

Analizar la distribución del consumo de energía de un supermercado para realizar una instalación de refrigeracion energeticamente eficiente es clave, dado que alrededor del 50% del consumo de un supermercado se debe a las necesidades de refrigeración del mismo.

Ahorro Energético en Refrigeración Comercial

En este artículo vamos a analizar la importancia del ahorro en términos de eficiencia energética en un supermercado para entender la necesidad económica y medioambiental de realizar una instalación de refrigeración energéticamente eficiente.

¿Por qué es importante la eficiencia energética para el ahorro en un supermercado?

Porque alrededor del 50% del consumo energético de un supermercado se debe a las necesidades de refrigeración del mismo.

Para reducir este porcentaje se ha de actuar fundamentalmente sobre 4 puntos: necesidades frigoríficas,  diseño de la instalación,  ajuste de la instalación y mantenimiento de la instalación, que trataremos de manera resumida a continuación y sobre los que vamos a profundizar en próximos artículos.

1.- NECESIDADES FRIGORÍFICAS DE LA INSTALACIÓN

En esta fase de planificación se detallan aquellos factores que afectan al diseño previo de la instalación frigorífica, como por ejemplo: la eficiencia del mobiliario frigorífico, el aislamiento de las cámaras frigoríficas, la distancia entre los puntos a refrigerar y la zona de producción frigorífica o la ubicación de la instalación (datos climáticos, posibilidades de condensación, necesidades de climatización del local, etcétera).

2.- DISEÑO DE LA INSTALACIÓN FRIGORÍFICA

El diseño de la instalación frigorífica se ha de realizar teniendo en cuenta los datos de partida del punto 1, la normativa vigente y las limitaciones económicas.

2.1- Elección del tipo de instalación:

Aparte, claro está, de la eficiencia energética y de los factores mencionados en el apartado 1, en la elección del tipo de instalación se ha de dar solución además a otras muchas necesidades, como por ejemplo:

  1. Facilidad de mantenimiento.
  2. Mínimo riesgo de averías.
  3. Condiciones de frío requeridas.
  4. Economía de la implantación.
  5. Plazos de amortización de la instalación.

Una vez tenidos en cuenta todos estos factores se está en disposición de elegir el tipo de instalación más adecuado a las necesidades planteadas. Entre estos sistemas cabe destacar: expansión seca, servicios individuales, servicios centralizados, sistemas inundados individuales o centralizados, bombeo / gravedad, sistemas indirectos, compresión centralizada / diferenciada, variantes de bombeo, sistemas mixtos (frío-clima) o recuperación de calor (ACS, calefacción, etcétera).

2.2- Elección de los componentes de la instalación:

Una vez elegido el tipo de instalación se ha de procurar que esta sea lo más eficiente posible para garantizar el ahorro en eficiencia energética en el supermercado o superficie comercial. Para eso se deben seleccionar de forma adecuada los componentes de la instalación haciendo un esfuerzo técnico-económico mayor cuanto mayor consumo de energía presente dicho componente. El consumo de energía de los distintos elementos de la instalación frigorífica de un supermercado corriente se distribuye de la siguiente forma:

CONSUMO DE ENERGÍA EN % DE LA INSTALACIÓN FRIGORÍFICA DE UN SUPERMERCADO.

Para una correcta elección de los elementos que componen la instalación debemos seleccionarlos calculando de forma óptima para las condiciones de trabajo en las que estos van a funcionar. Algunos de estos elementos son:

  • Refrigerante (elección del refrigerante adecuado para las condiciones de trabajo de la instalación).
  • Tendidos frigoríficos.
  • Pérdidas de carga.
  • Aislamiento adecuado.
  • Evitar aceite en la instalación y facilitar su retorno.
  • Compresor. COP, temperaturas de evaporación y condensación, sub-enfriamiento de liquido.
  • Condensador. Tipo, capacidad necesaria, presión disponible.
  • Evaporador.
  • Aprovechamiento de superficie y condiciones de trabajo.
  • Automatismos. Condensación flotante. Válvulas de expansión electrónicas. Variadores de velocidad en compresores. Variadores de velocidad en condensadores.

3.- AJUSTE DE LA INSTALACIÓN FRIGORÍFICA

Para completar la realización frigorífica y una vez ejecutada según los parámetros de diseño se ha de realizar el ajuste de la instalación para conseguir un óptimo rendimiento y cumplir así las expectativas de ahorro estimadas. Los parámetros de ajuste más usuales serán:

    • Sets de evaporación.
    • Sets de condensación.
    • Recalentamiento adecuado.
    • Sub-enfriamiento de líquido.
    • Número de arranques y paradas de compresores.
    • Duración de los arranques y paradas de los compresores.
    • Temporizaciones.
    • Ajuste de los variadores de velocidad.
    • Ajuste de los desescarches.

4.- MANTENIMIENTO DE LA INSTALACIÓN FRIGORÍFICA

Sin un adecuado mantenimiento de la instalación frigorífica difícilmente se alcanzarán los resultados de ahorro energético esperados. Para conseguirlo es fundamental realizar un mantenimiento preventivo y correctivo cuando sea necesario, atendiendo a la limpieza de condensadores, limpieza de evaporadores, sustitución de filtros, humedades en la instalación, recomendaciones de colocación del producto y correcciones debido a modificaciones de uso de alguna parte de la instalación.