Mantenimiento preventivo climatización

Es importante que además de las operaciones de mantenimiento correctivo, necesarias en caso de averías en el sistema, mantengamos nuestras instalaciones de climatización en óptimas condiciones de funcionamiento mediante revisiones periódicas, lo que se conoce como mantenimiento preventivo, consiguiendo un importante ahorro económico puesto que evitamos gran parte de los correctivos (menos averías en el sistema), se incrementa la vida de los equipos y conseguimos una reducción significativa de nuestros consumos energéticos. El mantenimiento preventivo en instalaciones de climatización es algo imprescindible también para garantizar un clima saludable en las zonas climatizadas.  

Con las operaciones de mantenimiento preventivo conseguimos que los equipos mantengan un alto rendimiento, trabajando de la manera más eficiente, lo que se consigue por ejemplo, con una correcta limpieza. La acumulación de suciedad y polvo provoca una disminución de la transferencia calórica, redundando en un mayor consumo de energía. Liberar a los equipos de esta suciedad les permitirá operar en mejores condiciones.  

La frecuencia de las revisiones se determina en base a criterios como: las condiciones del ambiente donde operan  (si hay más o menos polvo, humedad…), la edad de los equipos, el tiempo que permanecen en funcionamiento, etc. Será el responsable de servicio técnico el que después de revisar la instalación y ver sus características, determine junto con el cliente los intervalos para realizar estas operaciones.        

La calidad del aire interior  

Como hemos dicho, además del cuidado de los equipos para aumentar su vida útil es muy importante el mantenimiento preventivo para mantener un clima saludable. Las operaciones imprescindibles para conseguirlo son: El mantenimiento de los equipos de aire acondicionado y el cambio de filtros. La limpieza del sistema de conductos.  

La red de conductos es un lugar idóneo para la proliferación de bacterias, hongos, microorganismos (legionela, estafilococo, pseudomonas…) y otros elementos (monóxido de carbono, dióxido de carbono, etc.) que pueden afectar de manera grave a la salud de las personas.  

Además de las razones evidentes relacionadas con la salud existen otras de peso por las que tener en cuenta la contratación de un servicio preventivo. Una de ellas es  el aumento de la productividad de los usuarios debido a las mejoras en las condiciones ambientales de un edificio, algo que ha sido demostrado por distintos estudios.  

Al  limpiar los conductos, la eficinencia de enfriamiento de los equipos aumenta y como consecuencia el consumo eléctrico disminuye. Este es otro de los argumentos principales en favor del mantenimiento preventivo y en concreto de la limpieza de conductos y equipos, sobre todo cuando en un edificio, el mayor consumo de energía proviene de las instalaciones de aire acondicionado.  

Otra consecuencia que debemos tener en cuenta es que un equipo que no trabaja de manera eficiente disminuye su tiempo de vida útil. Al limpiar de forma regular la red de conductos, incrementamos el tiempo de vida del equipo en cuestión.  

También tiene influencia en el mantenimiento de las instalaciones. Una limpieza de conductos correcta y con una frecuencia adecuada hará que el cambio de filtros y del resto de sus partes no se tenga que realizar tan a menudo.  

Así, el mantenimiento preventivo en instalaciones de climatización debería de ser algo imprescindible, por salud, por ahorro energético y ahorro económico.  

Contacte con nosotros si está interesado en un programa de mantenimiento a la medida de sus instalaciones.

COMPARTIR EN: