Sistema VRV (Sistema de Refrigeración Variable)

Los sistemas de volumen de refrigerante variable (VRV) permiten controlar de manera más eficiente las condiciones térmicas de los grandes locales que se van a climatizar.

Sistema VRV (Sistema de Refrigeración Variable)

Sistema VRV (Sistema de Refrigeración Variable)

El sistema VRV, a diferencia de otros sistemas de climatizacion comercial como el de bomba de calor, actúa sobre el caudal de refrigerante que llega a las baterías de condensacion-evaporacion, lo que permite controlar de manera más eficiente las condiciones termicas de las grandes superficies comerciales que se van a climatizar. Se utilizan muy frecuentemente en el sector terciario, en la climatizacion comercial de confort de grandes superficies. Estos sistemas utilizan tecnología inverter en los compresores para adecuar la velocidad y el flujo del refrigerante hacia el sistema, en función de la demanda existente en cada momento en cada una de las zonas a climatizar. Existen dos tipos de sistema VRV en la climatizacion comercial de grandes superficies:

  • Sistema VRV con recuperación del calor: las unidades interiores que cuelgan de la misma unidad exterior pueden funcionar de forma independiente, es decir, unas en frío y otras en calor.
  • Sistema VRV bomba de calor: las unidades interiores que cuelgan de la misma unidad exterior funcionan todas en frío o todas en calor.

En las instalaciones de aire acondicionado convencionales, los compresores entran en funcionamiento cuando el termostato percibe que la temperatura de la superficie comercial es inferior a la especificada y paran cuando la temperatura es superior. En cambio, el sistema VRV actúa de forma proporcional, incrementando o disminuyendo la cantidad de fluido refrigerante en función de la proximidad de la temperatura del local con respecto a la temperatura especificada.

El compresor trabaja a menor o mayor rendimiento en función de la información suministrada por el sistema de control con el que cuente la instalación (termostatos, sondas, etc.). Cuando el compresor trabaja a menor potencia, se suministra un caudal de refrigerante menor hacia el evaporador-condensador, disminuyendo la cantidad de calor absorbido/cedido a la sala y, gracias a esto, se obtiene un control más preciso de la temperatura de los locales de las grandes superficies comerciales.

Ventajas sistemas de volumen de refrigerante variable

Las ventajas de los sistemas de volumen de refrigerante variable (sistema VRV) son las siguientes:

  • Se consigue una importante reducción del consumo energetico, ya que se adaptan a las necesidades concretas que tienen las instalaciones de las grandes superficies comerciales en cada momento. La contaminación acústica producida es muy inferior al de equipos tradicionales. Conseguimos una mayor eficiencia, menores costes de explotación y se emite menos CO2, por lo que se puede decir que son sistemas respetuosos con el medio ambiente.
  • La temperatura se puede controlar de manera independiente en cada una de las zonas a climatizar, lo que permite una total independencia climática. Cada unidad interior trabaja de manera independiente de las demás, solicitando la cantidad de refrigerante que necesita, y las válvulas de expansión electrónicas dejan pasar la cantidad justa de fluido refrigerante que debe de entrar en las baterías en cada momento.
  • La instalación es más sencilla, puesto que necesita menos conductos y los condensadores tienen un menor peso y tamaño, lo que los hace más manejables y facilita las maniobras. Permite también grandes distancias tanto entre unidades interiores como entre unidades interiores y exteriores.
  • Instalaciones más flexibles y fácilmente escalables.
  • Contribuyen a un aumento de la vida útil del compresor. La posibilidad de variar la potencia del compresor en cada momento evita paradas innecesarias, uno de los principales motivos de desgaste de compresores.

Es importante destacar también que los sistemas de volumen de refrigerante variable con recuperación de calor permiten utilizar el calor residual y, por consiguiente, enfriar y calentar simultáneamente. La evaporación del fluido refrigerante que se utiliza para enfriar un local provoca la condensación del fluido y, consecuentemente, la cesión de calor, una energía que se suele perder en instalaciones convencionales. Con la recuperacion se aprovecha este calor, llevándolo a otro local de la superficie comercial donde se necesite calefaccion. Esta distribución se realiza gracias a un potente sistema de control electrónico.

Esta posibilidad de enfriar unas zonas comerciales y calentar otras con energía residual, permite a los sistemas VRV climatizar grandes superficies con costes energéticos mínimos, lo que es impensable para otros sistemas.

Consulta más información sobre nuestro servicio o solicita presupuesto adaptado a tus necesidades de climatizacion comercial.