7 pasos para preparar nuestro sistema de aire acondicionado en primavera

7 pasos para preparar nuestro sistema de aire acondicionado en primavera

Llegó la primavera, y con la primavera las alergias, el calor, los días más largos y la fase final de la Liga de Campeones. Y llegó el momento de revisar el aire acondicionado. El mantenimiento en primavera de nuestros equipos de aire acondicionado es imprescindible para tener los sistemas apunto cuando el calor apriete de verdad: una buena revisión nos permitirá verificar el estado de filtros y otras partes que tienen que ser renovadas periódicamente, tal y como nos indican los fabricantes.

El objetivo final de un buen mantenimiento del aire acondicionado es tener el 100% de seguridad de que funciona en las mejores condiciones, de tal forma que evitaremos disgustos cuando más lo vayamos a necesitar (principalmente verano con todo el mundo de vacaciones).

Desde Grupo Cofrico recomendamos realizar un cierto mantenimiento básico en el sistema de aire acondicionado y de calefacción al principio de cada estación. Hay que considerar que los picos de temperatura negativos muy bajos, junto con los tiempos prolongados por debajo de la congelación, pueden tener consecuencias en el arranque de la estación primaveral en los equipos domésticos. Simplemente con algún chequeo estaremos asegurando una temporada de climatización óptima en verano sin mayores consecuencias.

Verificación de sistemas HVAC. ¿Qué debemos revisar?

En la unidad exterior:

  1. Revisaremos los paneles de la unidad exterior, pensados para recoger las unidades eléctricas. Comprobaremos que no falta ningún panel (¿viento?) y que están perfectamente alineados. En caso de que el panel que cubre las conexiones eléctricas esté desencajado o falte, debemos llamar a un técnico cualificado para evaluar el sistema antes de su puesta en marcha.
  2. Retiraremos las cubiertas del condensador. Si hemos cubierto la bobina exterior para protegerla durante el invierno, nos cercioraremos de retirarla antes de poner el sistema en marcha, pues limitaría la transferencia de calor y podría dañar muy gravemente el sistema y suponer una reparación importante o incluso la sustitución de todo el sistema.
  3. Repararemos o cambiaremos cualquier aislamiento de tubería dañado. El tubo más grande de la unidad exterior es el que ayudar a suministrar refrigerante fresco al compresor de la unidad exterior. Podría ser que estuviese dañado su aislamiento, lo que causaría pérdidas de refrigeración que necesita la unidad exterior, dañando el sistema con la consecuente pérdida de energía. Este daño puede ser causado por el sol o agua congelada durante el invierno. En caso de que necesitemos cambiarlo, lo haremos antes de poner en marcha la unidad.
  4. Retiraremos cualquier suciedad de la bobina exterior, como vegetación o restos. Las bobinas son las encargadas de transferir el calor y cualquier residuo va a limitar su efecto. Si buscamos el mejor rendimiento, eliminaremos residuos de la bobina y aire circundante.

En la unidad interior:

  1. Cambiaremos los filtros de aire. El cambio de estaciones es el mejor momento para cambiar los filtros de aire interior.  Abriremos la tapa frontal, los sacaremos del compartimento y los limpiaremos con agua tibia y jabón. Cuando ya estén secos los volveremos a colocar en su lugar.
  2. Limpiaremos las rejillas de ventilación y retorno, asegurándonos de que las rejillas de alimentación y ventilación están abiertas y libres de residuos. Usaremos el vacío para quitar posibles pelos de mascotas y polvo acumulado durante la temporada previa. Si hemos puesto material plástico en los respiraderos en la temporada fría para evitar corrientes de aire frío debemos retirarlos. En general, la limpieza de todas las parrillas al principio de cada temporada es fundamental.
  3. Encendemos y…¡nos aseguramos de que funciona! Comprobaremos durante los primeros minutos de encendido y periódicamente durante el primer día el correcto flujo de aire refrigerado. Los primeros minutos es importante que salga aire fresco en todos los registros. Si no sale, o no sale frío, apagaremos el termostato lo antes posible. En ese caso volveremos a repasar todos los puntos, y si el problema persiste, apagaremos el aparato y llamaremos a un profesional. No debemos dejar el sistema de aire acondicionado encendido si no funciona correctamente.

COMPARTIR EN: