Diferencias entre frío doméstico, frío comercial y frío industrial

Diferencias entre frío doméstico

Podemos dividir las soluciones de refrigeración en tres categorías, dejando a un lado la climatización doméstica e industrial.

Las principales diferencias se encuentran fundamentalmente en función del tamaño, potencias y refrigerantes utilizados:

1. REFRIGERACION DOMESTICA

En este primer caso no es estamos refiriendo, lógicamente, a refrigeradores y congeladores domésticos. Por la gran cantidad y amplio mercado de los mismos, estos aparatos ya totalmente integrados en nuestra vida cotidiana representan una parte muy importante de la industria de la construcción de equipos de refrigeración. Las unidades domésticas, como splits, son por lo general de menor tamaño, teniéndose capacidades de potencia que pueden variar entre 0.5 CV  y 2 CV . Los compresores normalmente son de formato hermético de pistones y/ o rotativos, las condensaciones por gravedad en las traseras de los equipos y los evaporadores por gravedad con circuitos impresos y/o ventilados en los formatos no frost. Los tipos de expansión por expansión directa de refrigerante son de tubo capilar.

2. REFRIGERACION COMERCIAL-FOOD RETAIL

La refrigeración comercial hace referencia al diseño, instalación y mantenimiento de unidades de refrigeración específicas para espacios comerciales de venta al público en general, cuyo objetivo es también el almacenamiento y muestra y/o manipulación de productos perecederos, con toda la complejidad que ello conlleva. Una característica principal es el mueble frigorífico, el que expone el producto perecedero: puede ser abierto al aire con cortina de aire o cerrado con puertas correderas y tapas. Las temperaturas oscilan de +7/+10ºc (por ejemplo para frutas) hasta –18/20ºC (para congelados, helados, etc…).

Las instalaciones que se pueden dar en frío comercial para este tipo de servicios es bastante diverso y podría decirse que se sitúa entre la refrigeración comercial e industrial, pudiendo ser con expansión directa de refrigerante o bien con sistema indirecto de refrigeración de glicol. Los fluidos refrigerantes que se usan tradicionalmente en este tipo de instalaciones son freones y los sistemas de expansión y control pueden ser electrónicos. Cada vez más en España, después del éxito en países de nuestro entorno, se están planteando instalaciones con fluidos ecológicos como amoniaco o dióxido de carbono. Las instalaciones se suelen hacer con compresores del tipo semihermetico de tornillo o alternativo, en función de las necesidades de refrigeración, por ejemplo en una central frigorífica de varios compresores, de 3 a 6 unidades por central.

3. REFRIGERACION INDUSTRIAL

Cuando hablamos de refrigeración industrial nos referimos a aplicaciones de refrigeración de alta, media, baja y muy baja temperatura, en compresión mecánica hasta –60ºC. Como regla general son más grandes en tamaño que las aplicaciones comerciales y necesitan, por equipos de mayor potencia y con mayor seguridad que las unidades empleadas para los servicios de refrigeración comercial. Algunas aplicaciones industriales habituales son plantas de hielo, grandes plantas almacenadoras de alimentos (carne, pescado, pollos, alimentos congelados, etc), cervecerías, lecherías o plantas industriales como refinerías de petróleo, plantas químicas, etc.

El fluido más usado es en gran medida amoniaco y los sistemas de refrigeración varían, siendo simples y dobles etapas de compresión en los sistemas de muy baja temperatura, expansión directa de refrigerante, sistema inundado de refrigerante con bomba o gravedad y sistema indirecto cerrado con glicol como fluido secundario y amoniaco en primario. El dióxido de carbono en fluido secundario también se está empezando a utilizar con primarios de amoniaco. Los compresores utilizados son esencialmente de tornillo con acoplamientos mecánicos de unión.

COMPARTIR EN: